Guía práctica de la India

_____________________________________________________________________________________

Namaste y una guirnalda de flores será lo primero que escuchemos y veamos al llegar a la India, dando comienzo al mejor viaje del mundo.

En ningún otro lugar vamos a encontrar tal impacto, tal conmoción del espíritu, tan maravillosos paisajes incluidos los humanos, tantos palacios, templos, fuertes, monumentos, mausoleos tan espléndidos, una cultura refinadísima producto de miles de años de mestizaje, extraordinaria artesanía, la espiritualidad genuina de sus habitantes, la atmósfera serena de Pushkar, la sobrecogedora Benarés, el encanto de Kerala y las plantaciones de té de altura, el enorme perfil de los Himalayas, la afilada sonrisa del tigre de Rathambore...

Y el romántico Taj Mahal, que hipnotiza a viajeros y nativos, aunque sea un lugar atestado de viajeros, transeúntes, timadores, encantadores de serpientes, ancianas, vendedores de humo, domadores de elefantes, sijs de altivos turbantes... todos pululando sin perder de vista ni por un instante al sonriente palacio.

 

Duración

Con diez días te puedes hacer una idea, pero a partir de dos semanas... Es lo ideal.

 

Fechas

La mejor época para ir a la India es de Septiembre a Febrero.

 

Información

Clima y cuando ir

La decisión sobre cuándo ir está obviamente vinculada a nuestras vacaciones y a la climatología, y a veces ambas cosas no coinciden. La buena noticia es que nuestra temporada alta, principalmente verano, es temporada baja allí, y la mala es que su temporada alta, de octubre a febrero, es la mejor época climatológicamente hablando... y nuestra temporada bajísima.

Al menos ganamos en menor masificación, más disponibilidad hotelera y mejores precios.

Dicho esto, a continuación hay que añadir que el norte no tiene nada que ver con el sur. También desde el punto de vista climatológico. Y que el que manda es el monzón. Empieza a finales de mayo rompiendo por el este, en Kerala y durante el siguiente mes y medio sube hacia el noroeste, hacia Calcuta y el golfo de Bengala, toca los Himalayas y gira hacia el este, para llegar hasta Delhi y Rajastán a mediados de julio y agosto. Después del intenso calor de los meses precedentes, los indios agradecen las lluvias torrenciales; los viajeros no tanto.
Y marcha de retirada a finales de septiembre aunque en el sur se produce una segunda temporada de lluvias de octubre a diciembre, aunque mucho menos estrepitosa.

Todo esto, claro, aderezado con el cambio climático y el calentamiento global del planeta que hace que los monzones tiendan a adelantarse.

En definitiva, para el norte del país, nuestro verano, julio y agosto, es época de lluvias monzónicas, calor y humedad, y el mejor clima, seco y de fresco a frescachón, se produce de octubre a febrero. Entre febrero y julio, calor seco y tórrido.

Y para el sur, la cosa se complica un poco. La época de lluvias comienza antes, en mayo, pero en invierno se mantiene todavía húmeda y templado, hasta que en primavera comienza el calor tórrido. La mejor época para viajar por esta área es entre enero y marzo.

En Goa vale lo dicho para la parte norte y en los Himalayas y para trekking, la mejor época es agosto y septiembre.

Puedes encontar mucha información sobre metereología y previsión del tiempo en la web del Departamento de Meteorología de la India.

Salud y Vacunación

Lo más importante es la prevención, mucho sentido común y seguir las reglas básicas: no beber agua que no sea embotellada, no tomar hielo ni helados, no comer ensaladas ni nada crudo, evitar la comida de la calle y los chiringuitos. Extremar la higiene personal y lavarse mucho las manos. Eso nos ahorrará la gran mayoría de diarreas y problemas estomacales que pueden llegar a perturbar seriamente un viaje e incluso abortarlo. Nada de tocar-acariciar animales por muy cachorritos que sean, cuidarse del sol y de los golpes de calor, hidratarse en temporada seca, ojo con la altitud en los Himalayas.

Lo segundo es consultar –sin excusa posible– al Servicio de Vacunación Internacional donde nos indicarán qué vacunas son indispensables y cuáles recomendables, y los tratamientos profilácticos antipalúdicos indicados. Las recomendaciones pueden variar según la temporada, la zona y las circunstancias puntuales, así que no vale lo que nos cuenta un amig@, lo que recordamos de la vez anterior, lo que nos dice otro amigo enfermero o médica... que está curado de espanto.

Y más prevención, esta vez antimosquitos. Lo mejor es que el bichito no nos pique y para eso manga larga y pantalón también largo en amaneceres y atardeceres, mosquitero en la cama, se pueden comprar aquí o allí (por experiencia recomendamos los locales que suelen ser un poco más fuertes, baratos y eficaces) líquidos repelentes o aparatos de ultrasonidos.

Los consejos habituales para personas en tratamiento:

  • Llevar los medicamentos en su envases originales.
  • Aunque se pueden conseguir medicinas sin receta en India, es recomendable llevar el doble de lo que se considera necesario.
  • Carta médica describiendo afecciones y tratamiento (con nombre genéricos). Especialmente indicadas en el caso de uso de jeringuillas.

Seguridad


India es uno de los países más seguros en cuanto a robos y violencia común en ciudades y en el campo. Por supuesto, hay que tener cuidado, por desgracia ya habitual en nuestras vidas, en sitios frecuentados, estaciones, aeropuertos etc... Y normalmente las zonas más turísticas están abundantemente vigiladas.

Pero tampoco hay que dejarse ganar por esa aureola pacifista con la que inevitablemente asociamos al país y a su principal político el mahatma Gandhi. En India hay numerosos conflictos abiertos, una guerra en Cachemira, una larguísima y enconada disputa con Pakistán desde la independencia –ver el capítulo de Historia –, y zonas de conflicto esporádico entre musulmanes e hindúes.

Por todo ello, se hace indispensable, consultar las páginas que el Ministerio de Asuntos Exteriores tiene dedicadas a la India y donde advierte puntual y actualizadamente del nivel de riesgo de cada zona, si es que lo hubiera:
También recomendamos calurosamente inscribirse en el Registro de viajeros que el citado Ministerio tiene abierto a ese fin.

Documentación y Visa

Es obligatorio pasaporte con validez mínima de seis meses a partir de la llegada al país y visado, que debe obtenerse en los consulados de India en España.

En Madrid, la embajada y consulado se encuentran en Av. Pío XII, 30-32, 28016 Madrid, Telf 91 309 88 70, 91 309 88 88 y Fax 91 345 1900.

En Barcelona existe un consulado en la calle Teodoro Rodivalta 21,08022 BARCELONA Telf 93 212 09 16 Fax 93 212 03 54 y también en Santa Cruz de Tenerife, Villalba Herbas 15, 1º planta 38002 Sta. Cruz de Tenerife Telf 922 24 35 03, pero allí no se pueden tramitar visados turísticos.

Por lo tanto hay que tramitarlo obligatoriamente en Madrid aunque no sea imprescindible hacerlo personalmente y pueda realizarse por correo ordinario, o mejor aunque más caro, por servicio de mensajería.

Obtención del visado

El visado es válido para seis meses, para viajes de motivo turístico (para otro tipo de visado hay que ponerse en contacto directamente con la embajada) y es multientrada. Hay que presentar o enviar la siguiente documentación:

• 1 fotografía de tamaño 3mm X 3mm.

• Pasaporte, el original, que debe ser válido para más de la duración de visado solicitado y, en cualquier caso, no inferior a seis meses.

• Si el solicitante no es español, hay que adjuntar la prueba de la estancia legal en España (copia de la tarjeta de residencia o visado válido)

Se necesita una solicitud que se descarga de la página web de la agencia que lleva la Embajada India. Hay que presentar cumplimentada o remitirla por mensajero o correo ordinario, en cuyo caso habrá que adjuntarse un sobre con nuestra dirección ya escrita y los sellos necesarios para mandarlo por correo certificado.

Las tarifas son de 65 euros para seis meses, y si se quiere tramitar urgentemente hay que añadir 48 euros y hacerlo en persona. El pago se realiza únicamente en efectivo o giro postal si se hace desde fuera de Madrid.

El horario de entrega es de 09:00 a 12:30 mientras que la recogida se efectúa de 15.00 a 16.30 horas exclusivamente.

Y un último requisito, paciencia, cortesía y procurar no dejar las cosas para el último momento sobre todo en épocas de temporada alta para nosotros, verano principalmente. La burocracia india es... como la española. O pelín más lenta.

Embajada de España en India
Embajada España en Nueva Delhi 12, Prithviraj Road - New Delhi 110011.
Telf (91-11) 4129 3000. Fax: (91-11) 4129 3020.
Correo e: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Consulado en Mumbai
Maker Chambers IV, /th. Floor 222 Jamnalal Bajaj
Nariman Point. Mumbai -200 021
Telf +91 22 6657 4534/5 Fax: +91 22 6657 4634
Correo e: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Lo indispensable

• Un monedero cinturón o faltriquera o artilugio para esconder el dinero y pasaporte. A ser posible, impermeable del todo si se va en épocas de lluvia.

• Un botiquín de primeros auxilios para sitios tropicales (cualquier médico de cabecera nos dará las instrucciones pertinentes) y las medicinas que eventualmente podamos estar tomando.

• Sombrero o prenda que cubra la cabeza para protegerse del sol.

• Pareo o chal para entrar a los sitios sagrados.

• Crema solar, protector labial, gafas de sol.

• Navajita para pelar la fruta y una linterna de bolsillo.

• Repelente de mosquitos y mosquitera.

• Tampones y preservativos.

• Un paraguas plegable, sobre todo si se va en época de lluvias.

• Un seguro médico que cubra al menos problemas sanitarios y repatriación.

Comunicaciones

Teléfono
Llamar a India desde España: marcar 00 91 seguido de código de ciudad
A España desde India 00 34 seguido de código de ciudad.
Es fácil reconocer locutorios donde efectuar llamadas internacionales, en los que figuran bien visibles las siglas STD/ISD. Son baratos y muchos permanecen abiertos 24 horas. Es más barato llamar en domingos y fiestas y entre las 7 y las 8 de la mañana y las 7 y las 8,30 de la tarde.
Es posible llamar a cobro revertido utilizando por ejemplo el servicio de España Directo. El código de acceso es 000 34 17. Es habitual que cobren una pequeña tasa por utilizar el aparato. Conviene preguntar previamente por el precio de las call back.

Móviles
India dispone de una extensa red de telefonía móvil con gran cobertura incluso en sitios donde la telefonía fija es poco usual. Además, con nuestros aparatos podemos hablar y conectarnos con varios operadores locales sin problemas.

Una buena idea puede ser comprar una tarjeta de telefonía local, una SIM Card en una tienda especializada, donde nos ayudarán y aconsejarán sobre la mejor alternativa. Los precios son inferiores a los de roaming.

Internet
El país es una auténtica potencia en informática y software y abundan los cibercafés donde conectarnos, imprimir nuestros documentos, pasar fotos de la tarjeta a un CD. Eso sí, las velocidades de conexión varían... de acuerdo al precio.

Dinero

La divisa más aceptada es el dólar estadounidense pero también cotiza el euro. No es mala idea llevar ambas divisas.

Desde luego una tarjeta de crédito es hoy fundamental y además podemos sacar dinero en los cajeros automáticos de muchas localidades. Cobran una comisión, parecida o un poco superior a la que nos cobran en casa por obtener divisa, y merece la pena. Ahora bien, nunca hay que confiar exclusivamente en ese método, la máquina puede tragarnos la tarjeta, no funcionar, estar vacía etc.

También están los cheques de viaje, una alternativa muy segura, pero un tanto engorrosa y cada día más en desuso.

Y en relación a dónde cambiar, la regla es a mayor comodidad, menor rentabilidad. Así en los bancos oficiales, muchas colas, buena tasa de cambio; en las casas de cambios privadas, buena relación calidad-precio; en los grandes hoteles, mucha comodidad, menos valor para nuestra moneda.

Corriente

220 voltios como en casa, no es necesario llevar un enchufe adaptador porque allí los enchufes son de tres clavijas redondas.

Hora

Tres horas y media por delante de España. Cuando aquí son las doce del mediodía en India son las 15.30 horas. Cuando cambia la hora en otoño, serán 4 horas y media más.

Mujeres viajando solas

India no es un país especialmente peligroso para las mujeres que viajan solas, aunque puedan verse sometidas a algunas molestias y acosos menores. Es recomendable vestir con cierta discreción.

Viajeros gay y lesbianas

En este capítulo no se puede afirmar que la India sea un país liberal y tolerante, sobre todo con la homosexualidad masculina, considerada como un delito. No obstante existen organizaciones de defensa de los derechos de estos colectivos como Bombay Dost.

Propinas

Una costumbre muy extendida y a veces odiosa, pero imprescindible. Conviene tener a mano buena cantidad de moneda fraccionaria. Nunca dar a los niñ@s, y todo lo contrario con los numerosos discapacitados, en un país sin seguridad social en que dependen de la comunidad.

Transporte urbano

Los viejos –y encantadores– Ambassador siguen funcionando en muchas ciudades medianas y grandes. Los taxis pueden ir provistos de taxímetro, pero lo habitual es negociar por adelantado el precio de la carrera.
Los auto-rickshaw son un medio barato, divertido y algo contaminante, de recorrer distancias cortas y medias. También se negocia por adelantado, sabiendo que, lógicamente, pagaremos más que un local. Los rickshaw bicis nos hacen sentir incómodos, pero a veces son inevitables, (en Agra te pueden seguir horas por la calle ofreciéndote el servicio) y al final al conductor le viene bien el dinero. Una buena idea es coger siempre uno por persona, para no sobrecargar al ciclista.

Y otra buena idea es negociar con el taxista o conductor de (pronúnciese otoriso) una tarifa de medio día o día completo. Mejor si sabe algo de inglés.

Y algo de etiqueta

Se come con la mano derecha exclusivamente, nunca se ofrecerá la izquierda para saludar. Es habitual descalzarse al entrar a templos y casas particulares (conviene preguntar siempre). Los indios se toman la religión muy en serio, conviene extremar la cortesía del viajero. Cuidado los fotógrafos compulsivos: con las instalaciones sensibles, bases militares, aeropuertos, guarniciones; con los templos y con algunas personas (gurús, sadhus o santones, mujeres...) y nunca hacer fotos a entierros y cremaciones.

Drogas

If the sugar is brown, the future in black
Aunque veamos en la calle marihuana, ganja o hachís, charas, no es legal. Sólo los sadhus, los santones, pueden consumirla como parte de su ritual de adoración a Shiva. Su consumo y venta está castigado con penas de cárcel.

Y el Bang es un derivado de la marihuana que se le suele “potenciar” con componentes alucinógenos como la datura o estramonio, y se le añade a galletas, dulces y sobre todo al lassi, un preparado parecido al yogur, que se ofrece en los restaurantes. Con Bang añadido, se le suele llamar special lassi, proporciona un mal viaje, a veces horrible y de varios días, y en ocasiones, sirve para desvalijar al viajero ingenuo.

Gastronomía

Infierno o paraíso
Hay una tendencia a identificar India con picante o con la no violencia. Ambos son tópicos.
Sí, es cierto, pica, pero se puede evitar indicándolo previamente al camarero, acudiendo a restaurantes de cocina internacional o limitándose a dietas más estrictas y poco especiadas... o bebiendo mucha raita o lassi, yogures dulces o salados que alivian las papilas casi inmediatamente.
Eso sí, nos perderíamos uno de los alicientes del viaje. Por no hablar de los vegetarianos, que disfrutarán de su opción deseada, ya se traten de ovolactosvegeatarianos o veganos estrictos.

En cualquier caso, sí es cierto que se trata de una comida especiada, que puede resultar algo agresiva a estómagos sensibles o personas con ciertas sensibilidades intestinales. En el norte se nota más la influencia mogol, más salsas a base de yogures y leche, más cordero, y en el sur, la dravidiana, más picante, más especiada, más vegetariana. Los curries son platos aderezados con una salsa de varios ingredientes donde no puede faltar la cúrcuma y no son siempre picantes, y una masala es una mezcla ecléctica de ingredientes sazonadores. Y el arroz es nuestro mejor aliado en cualquier lugar o situación.

Pollo, cordero y marisco se encuentra a menudo al horno tandoori, una técnica milenaria de asado, y hay diferentes tipos de pan: desde el popular chapati, una tortilla de harina y agua sin levadura, hasta rotis, nan -con o sin queso- o los crujientes papadums. En las zonas costeras hay pescado y marisco con salsas excelentes, a base de leche de coco, tomate, ajo, cebolla, etc.

Se bebe té, ubicuo, en su forma india, es decir que si no se indica lo contrario, un chai, estará ya azucarado, tendrá leche y probablemente cardamomo. Incluso los muy cafeteros se pasarán al té. Por el café, claro. Y no hay vino, pero sí una cerveza estupenda, Kingfisher, Cobra, Tiger...

Una buena idea para neófitos es probar la cocina en nuestra ciudad de origen antes de viajar a la India.

Y si los vegetarianos disfrutarán, a los que nos gusta el picante, nos parecerá un paraíso.


Glosario básico
Biryani Arroz aromático de grano largo, se suele servir con carnes o sólo verduras.
Chai Té, normalmente con leche, azúcar y cardamomo.
Chapati Pan sin levadura.
Dhal Lentejas con curry.
Ghee Mantequilla clarificada, un poco fuerte que sirve para cocinar
Lassi Yogur clarificado con agua y/o leche. Muy refrescante se suele servir dulce.
Naan Pan plano que puede estar relleno de varios ingredientes, cebolla, queso...
Pakora Verduras rebozadas con harina de garbanzos y fritas en aceite
Paratha Pan elaborado con ghee y cocido sobre una plancha
Paneer Queso tierno sin curar
Pulau Arroz sencillo condimentado con especias
Raita Yogur salado aderezado con pepino y/o tomate...
Samosa Empanadilla frita de vegetales o carne
Thali Comida tradicional india tipo bufé, servida en bandeja que lleva un poco de todo, chapati, raita, arroz, dhal, paneer
Tonic, Gin Tonic Antiguamente la mejor manera de que las tropas británicas destacadas en India tomaran su ración de quinina antipalúdica. Hoy en día una estupenda manera de acabar una comida.

Algunos restaurantes a la llegada
Categoría
Económico, hasta 20 euros.
Medio, hasta 40 euros.
Alto, a partir de 40 euros.
Alto +, más de 50 euros.

Nueva Delhi
Bukhara. Situado en el Hotel Maurya Sheraton. Especialidades de Asia Central y del norte de India y Pakistán. Delicioso. Medio.

Olive Bar&Kitchen, Haveli 6,8. One Style Mile, cerca del Qutb Minar. Elegante pero informal, ofrece un excelente brunch los domingos. No es fácil de encontrar. Telf (11) 2664 2552, conviene reservar y pedir indicaciones para el taxista. Alto.

Lodi Garden Restaurant. Cerca de la tumba de Humayun, en Lodi Rd. Cocina oriental del Mediterráneo, libanesa sobre todo. Medio-alto.

Punjabi by nature, 11 Basant Lok, Telf (11) 5151 6665. Cordero y otras especialidades del norte. Alto-medio.

Tandoor. Hotel President. Asaf Ali Road. En pleno Old Delhi, un restaurante oscuro con buenísimos tandoris y música india en directo en muchas ocasiones. Económico.

Karim. Frente al ala sur de la Jama Masjid. Cocina mogol: cordero khorma y al curry, arroces byriani, pollo, etcétera, en un clásico del Viejo Delhi. Económico.

Mumbay
Indigo, 4 Mandlik Marg, colaba, Telf (22) 5636 8999. Uno de los más elegantes de la ciudad, imprescindible reservar. Cocina fusión europea hindú. Alto.

Tanjore. Apollo Bunder. El restaurante de cocina india del hotel Taj Mahal es, junto con el del Oberoi. Uno de los mejores de la India. Decoración indescriptible por su belleza y excelentes curries amenizados por música india en vivo. Toda una experiencia. Alto.

Delhi Darbar, Shaheed Bhagat Sing Rd. Un curioso local especializado en cocina parsi. Es recomendable el pollo dansak. Ideal para los días calurosos, pues tiene un aire acondicionado a tope. Multitud de camareros y servicio ultrarápido. Medio.

Kohinor, Walchenel Hirachand Marg. Estupendo si tenéis que coger un tren en Victoria, pues está frente a la estación. Es un localito musulmán modesto, con personal amabilísimo y cocina a base de samosas, tortillas, pollo, etcétera. De postre, un excelente curd, una clase de yogur. Económico.

Alojamiento

En la India, como en muchos países del Tercer Mundo, las categorías de los hoteles no están sujetas a una reglamentación estricta y son más indicativas que reales. Por regla general, para establecer equivalencias a uno de aquí, hay que restarles una estrella; es decir, un cuatro estrellas indio equivale habitualmente a un tres estrellas español.

También hay que decir que cuando el hotel está denominado Deluxe, suele cumplir con creces lo que su denominación proclama. Por algo decimos lujo asiático.

La categoría Heritage, viene a equivaler a lo que por aquí denominamos hoteles con encanto, y allí los hay de varias categorías. Puede haber un antiguo palacio de marajá reconvertido a hotel tres o cuatro estrellas, o ser un auténtica joya cinco o Deluxe.

Por el otro lado, hay que ser precavidos con los alojamientos baratos, que tienden a ser extremadamente sencillos, a veces por debajo de los estándares a los que estamos acostumbrados cuando pensamos en un dos estrellas o una pensión.

No obstante, las autoridades turísticas de India están haciendo un esfuerzo por promocionar alojamientos tipo bed & breakfast o albergues juveniles. Pero las cosas van despacio...

Historia – Un rápido vistazo a cinco mil años

En el principio...
Se cifra en alrededor de 3500 años antes de Jesucristo el nacimiento de la cultura Harappa en el valle del Indo, una civilización de gran sofisticación y complejidad, parecida a sus coetáneas egipcia o sumeria. Sucesivas invasiones procedentes del norte fueron empujando a los primitivos pobladores dravidianos hacia el sur. Estamos hablando de los años del 1500 al 1200 a. de C. cuando aparecen los Vedas, las escrituras sagradas hindúes, y se consolida el sistema de castas.
Compitiendo con los arios que proceden del norte llegan al centro expediciones guerreras persas, bajo el liderazgo de Darío, y la célebre incursión del macedonio Alejandro Magno. Nacen las principales religiones indias alternativas al hinduismo, el budismo y el jainismo.
El imperio Maurya, siglo I, extiende su poder bajo el reinado del gran Asoka, un emperador ilustrado, que se convierte al budismo y consagra esta religión como de estado. Hoy en día se sigue reconociendo la importancia y relevancia de Asoka, un verdadero mito, y su figura aparece en el escudo del estado moderno, con la adopción de su lema “Sólo triunfa la verdad”. La ingenuidad no conoce fronteras...
Después del gran imperio se fracciona el territorio en pequeñas tribus hasta que se afianza el segundo imperio, el Gupta, con hitos de singular importancia en Ajanta y Elora. Alrededor del siglo VI aparecen los hunos, fragmentándose el Norte de nuevo en pequeños reinos. Sin embargo el Sur se mantiene al margen de las sucesivas invasiones y consolida su esencia hinduista y su arquitectura dravidiana. Extienden el comercio y amplían su influencia por todo el sudeste asiático.

La invasión musulmana
Mientras tanto los musulmanes, comandados por Mahmud de Gazni, comienzan su expansión por el norte alrededor del siglo XI, entrando por Afganistán, llegando a Gujarat y realizando varias matanzas de hindúes. Le siguen sucesivas invasiones de turcos selyúcidas y gur, procedentes del oeste de Afganistán, que llegan hasta Delhi y construyen el famoso minarete –que aún puede visitarse- de Qtub Minar. Se expanden hacia el oeste, hacia Bengala, y alrededor del siglo XIII casi todo el norte de la India se encuentra bajo control musulmán. No obstante, el imperio Gur tenía los días contados. El último de los grandes sultanes de Delhi, Firuz Tugluq murió en 1388 y algunos años más tarde el gran Tamerlán, procedente de Samarcanda en Asia Central, arrasa Delhi y pasa a sus habitantes a cuchillo.

El imperio Mongol
Durante varias decenas de años se suceden las matanzas y las luchas religiosas y étnicas hasta que se funda el otro gran imperio indio, el Mongol, artífice del gran esplendor indio personificado en el Taj Mahal. El primer gran emperador fue Babur, que reinó en el siglo XVI y fue descendiente de Gengis Khan y de Tamerlán. Pero fue Akbar el más grande de los emperadores mogoles, y a pesar de la brutalidad de la época, hizo un esfuerzo de integración entre hindúes y musulmanes que redundó en un florecimiento social y cultural sin precedentes y que podemos admirar hoy en nuestros viajes a India. En el Rajastán, los rajputas constituyeron una casta de guerreros que acabaron combatiendo bajo el mando de los mongoles.

Con el paso de los años y merced a la corrupción y la decadencia, el imperio mogol languidece hasta la llamada Rebelión de los Cipayos en 1857, aunque nominalmente los rajás siguieran al frente de sus territorios, gobernando sin mando ni imperio.

Llegan los comerciantes europeos
Los portugueses llegan a Goa merced a su poderío naval y hacen de la ciudad un pequeño emporio comercial. Pero es una empresa, la Compañía de las Indias Orientales, la que consigue de la reina Isabel I de Inglaterra el monopolio del comercio británico con India y establece a principios de 1600 su primera base en Gujarat, continuando por Madrás, Bengala y Bombay.
A finales del siglo los franceses se habían establecido en Pondicherry compitiendo con el comercio británico.
La compañía británica sufre sus primeros reveses en Calcuta, lo que hace que se desaten las hostilidades entre los gobernantes indios y los comerciantes británicos que llaman en su ayuda al ejército de su majestad

La joya de la Corona
A principios del siglo XIX los ingleses habían maniobrado con astucias, mano de hierro y ausencia total de prejuicios para aprovechar la desunión y desgobierno de los gobernantes del norte de India y hacerse con la que sería la joya de su Imperio. Organizan el sistema económico de forma centralizada, establecen una eficiente burocracia, construyen el ferrocarril y se llevan sus materias primas, el té, el algodón y los minerales, hierro y carbón principalmente.

Empieza a cundir el descontento por la opresión de los extranjeros y en 1857 se desencadena la Rebelión de los Cipayos, o primera guerra de Independencia, llevada a cabo por los propios soldados indios que estaban encuadrados en el ejército imperial británico. Hubo centenares de muertos entre los ingleses y decenas de miles entre los indios tras una brutal represión. Esto acaba definitivamente con el control de la Compañía de las Indias haciéndose cargo del poder directamente el gobierno británico que intenta llegar a acuerdos con los marajás locales.

Hacia la Libertad
A finales del siglo XIX nace el Partido del Congreso que lideraría la lucha de los indios hacia la independencia de la mano de sus grandes líderes, Gandhi y Nerhu. Pero antes, los indios contribuyeron con alrededor de 100.000 muertos al triunfo de los aliados en la I Guerra Mundial. Por ello no recibieron más que represión de manos de los ingleses, sobre todo en el Punjab. Pero a pesar de todo, el camino hacia la independencia entraba ya en su recta final.

De Sudáfrica llega Gandhi, que proclama la satyagraha, la resistencia no violenta y galvaniza al pueblo indio, en una alianza de fuerzas heterogéneas unidas por el deseo de sacudirse el yugo británico. No obstante, los musulmanes indios ya planean crear su propio estado. Tras la Segunda Guerra Mundial, también con su tributo de miles de muertos de soldados indios encuadrados en el ejército británico, los acontecimientos se precipitan.

La sangrienta división
Se crea la Liga Musulmana, los laboristas acceden al poder en la metrópoli, admiten la independencia, y se producen las primeras matanzas interreligiosas, en esta ocasión en Calcuta, donde los musulmanes masacran a decenas de miles de hindúes. Los británicos incapaces de organizar el proceso de independencia, se apresuran a trazar unas fronteras ficticias que llevan a grandes éxodos de hindúes y musulmanes desde sus hogares de arraigo hasta las zonas que su religión les señala. Ello acompañado de varias limpiezas étnicas, matanzas, venganzas y masacres que se suceden ante la incapacidad de la potencia colonial. Además las áreas musulmanas estaban divididas entre Occidente, (el actual Pakistán) y Oriente, que luego, tras otra guerra, daría lugar a Bangla Desh, con la India en medio.

Donde se produjeron los conflictos más violentos que extienden su sombra negra hasta nuestros días fue en Calcuta, separada de Bengala Oriental, musulmana, y en el rico y floreciente Punjab. Allí los conflictos entre hindúes, musulmanes y sijs tenían una larga y violenta historia y el territorio iba a verse también dividido por su mitad entre Pakistán, con capital en Lahore, e India con capital en Amristar.

En total se calcula en diez millones las personas que emigraron de un lado a otro de la frontera y en medio millón las asesinadas.

La India moderna
En 1947 se consigue la anhelada independencia y Nerhu se convierte en el primer gobernante de India, aliándose a la URSS dado el apoyo que los EE.UU. prestan a Pakistán, el enemigo tradicional. India se acomoda en su territorio con guerras fronterizas con China, en 1962, y con Pakistán, peleando en 1965 por Cachemira y en 1971 por Bangla Desh.

La hija de Nerhu, Indira Gandhi, accede al poder y lo ejerce de manera despótica y alterna hasta que es asesinada por unos miembros sijs de su guardia personal, tras haber mandado tomar a sangre y fuego su templo sagrado de Amritsar, desde donde se lideraba el movimiento de independencia del Punjab. Además seguía vivo y sangrante el conflicto de Cachemira, el símbolo lacerante del funesto proceso de partición poscolonial de la India, y que hoy en día sigue presente con la franca hostilidad de India y Pakistán que reclaman para sí sus maravillosas tierras.

Ambos países, a pesar de su pobreza y subdesarrollo, pronto se dotaron de armamento nuclear, gracias al apoyo de Estados Unidos y la Unión Soviética en plena Guerra Fría.

A Indira Gandhi le sucedió su hijo Rajiv, también asesinado por su implicación en la guerra de Sri Lanka, al que sucedió a su vez, otro miembro del omnipresente Partido del Congreso. Solamente el partido Bharatiya Janata, de corte nacionalista y populista, y en algunos estados los comunistas, han hecho sombra al partido madre desde la independencia.

El actual primer ministro, Manmohan Singh, fue el artífice de la liberalización económica india, lo que atrajo la inversión extranjera y convirtió el país en la economía pujante y emergente que es hoy, atrapada eso sí, entre contradicciones, desigualdades de clase y casta, pobreza extrema, discriminación de la mujer, enorme crecimiento demográfico y presionada por sus conflictos étnicos y religiosos.

Una historia fascinante, llena de ruido y furia como todas, que tras cinco mil años nos muestra un joven país, vibrante, preñado de pasado y con un gran futuro, absolutamente imprescindible de conocer.

Religión
En la India la religión y la espiritualidad es un tema con el que el viajero se tropieza nada más llegar. Lo invade todo, está presente por doquier y se escucha el adjetivo “espiritual” con frecuencia, utilizado para calificar cualquier manifestación del ser humano.
A unos les hace regresar con una mayor sensibilidad hacia el mundo espiritual y a otros les refuerza en su ateísmo o agnosticismo.
No hay que confundir los términos. Indio es un ciudadano de esa nacionalidad, Hindi, es la lengua oficial e Hindú es el que profesa esa religión.
Aproximadamente el 82% de la población es de religión hindú y el 12% musulmana. Otras religiones minoritarias son el budismo, la religión sij, el jainismo y el zoroastrismo.

El hinduismo
El hinduismo no posee fundador, es un conjunto de creencias metafísicas y religiosas, de cultos, costumbres y rituales que conforman una tradición en la que no existen ni profetas o fundadores, ni órdenes sacerdotales que establezcan un dogma único, ni una organización central.
Algunas de sus prácticas y dogmas son reconocidos por una sola y pequeña comunidad, mientras que otras son seguidas por millones de fieles.
Los hindúes, llaman a sus prácticas y creencias dharma, que viene a ser un conjunto de leyes naturales y morales que impulsan el crecimiento personal en armonía con la naturaleza. Creen en Brahmán, que es eterno, infinito y no creado, y todo lo que existe emana de él. Todas las deidades no son más que representaciones y manifestaciones cognoscibles de él.
Sostienen que la vida es cíclica, que se nace una y otra vez, en un proceso denominado samsara, y que la calidad de estas migraciones viene determinada por el kharma, la conducta de cada individuo en sus diversas etapas. De una vida licenciosa y pervertida se puede esperar renacer en animales inferiores y de una vida virtuosa y honrada se puede esperar reencarnarse en una casta superior, hasta alcanzar el moksha, la liberación.

El panteón hindú
Existen tres dioses principales, Brahma, Visnú y Siva.

Brahma, es el dios de la creación, el creador, y una vez efectuada ésta, se dedica la meditación. Su consorte es Saraswati y se le suele representar con cuatro cabezas, sentado sobre un loto que aflora del ombligo de Visnú.

Visnú, es el preservador, el que protege y está asociado a la recta vía, a lo positivo. Su consorte es Lakshmi y el Ganges nace a sus pies. La ciudad de Benarés está dedicada a este dios. Se le representa con cuatro brazos en los que sostiene una maza, un loto, una caracola y un disco.

Siva es el destructor, pero sin cuya existencia no podría haber creación, y se le representa mediante un símbolo fálico, el lingam. Su consorte es Parvati y se la representa con serpientes enroscadas al cuello, blandiendo un tridente y montada en un toro.

Otros dioses populares son Ganesh, con cabeza de elefante, dios de la buena fortuna y de los escritores, Krisna, reencarnación de Visnú, enviado a la tierra para luchar contra el mal, Hanuman, rey de los monos y héroe del Ramayana, y Kali, la madre tierra, la diosa también violenta que tanto se venera en Calcuta.

El Mahabarata y el Ramayana
El Mahabarata se remonta al primer milenio a. de C. y narra las aventuras y proezas del Krisna en la lucha de los dioses contra los demonios. Arjuna es otro de los héroes de esta leyenda.
El Ramayana es posterior, unos setecientos años y se ocupa de la misma materia, el conflicto eterno entre dioses y demonios, entre el bien y el mal. En este caso, su redacción se atribuye a un solo hombre, el poeta Valmiki y el protagonista absoluto es Rama, encarnación de Visnú, que es ayudado en su lucha por el popular dios-mono Hanuman.

La religión Sij
Fue fundada en el Punjab en el siglo XV por el gurú Nanak, que rechazaba el sistema de castas y el monopolio de los brahmanes, la casta sacerdotal. Creen en un solo dios, la reencarnación y el kharma y consideran el eslabón social más alto a los soldados-santos, de estricto código moral y que iluminan el camino al resto de la sociedad. Entre sus signos distintivos están el turbante, -no pueden cortarse pelo ni barba-, y, a pesar de su espíritu independentista, juegan un papel preponderante en la sociedad india, tanto en el ejército como en el mundo de la política y los negocios. El actual primer ministro, Manhoman Singh es sij.

El budismo
El fundador de esta religión fue Siddharta Gautama, Buddha, nacido en las montañas del Himalaya, en Lumbini, hoy en Nepal, alrededor del año 566 a. de C. Se le denomina “el que despertó”, porque a los 29 años dejó su condición de noble y buscó el camino de la iluminación para aliviar el dolor y sufrimiento de los seres humanos, hasta alcanzar el nirvana o conciencia plena Sin embargo no es ni un dios, ni un profeta, ni un gurú, ni un mesías. Fue crítico con el sistema de castas y la adoración irreflexiva de los dioses y sostenía que hay que buscar la verdad dentro de las propias experiencias y a través de uno mismo. Predicó las Cuatro Verdades Nobles: que la vida se basa en el sufrimiento; que éste está causado por el deseo; que se puede evitar eliminando precisamente el deseo de las cosas mundanas, y que para ello hay que seguir el Noble Camino Óctuple: correcta comprensión, correcta intención, correcta expresión, correcta acción, correcto modo de vida, correcto esfuerzo, correcta conciencia y correcta concentración. Se trata más de una ética o un sistema filosófico que de una religión propiamente dicha pues no es teísta.
Tuvo una gran influencia en la India hasta que fue arrinconada por el renacer del hinduismo como afirmación nacionalista frente a la invasión musulmana e islámica. No obstante en el resto de Asia su expansión e influencia ha sido determinante.

El jainismo
Es, junto con el hinduismo, una de las religiones más antiguas de la humanidad y su origen se remonta a varios siglos antes de Cristo, naciendo por oposición al hinduismo, sus rituales y su sistema de castas. Creen que hay que alcanzar el grado de pureza absoluta despojándose de todos los deseos que oprimen el alma. Son vegetarianos estrictos, partidarios absolutos de la no violencia y de no dañar a ningún ser vivo. Se les puede contemplar vestidos de blanco, limpiando el suelo para no pisar ningún animal o con finas vendas de gasa alrededor de la boca para no comer inadvertidamente ningún ser vivo. Sus templos son de los más hermosos de la India

Zoroastrismo
Fundada por Zoroastro o Zaratrusta, provienen de Persia de donde fueron expulsados por el Islám. Creen en la dualidad absoluta entre el bien y el mal y los seres humanos acaban en el cielo o en el infierno según sus actos. Su mayor comunidad reside en Bombay y no se les reconoce por ningún signo distintivo. Dejan que los buitres devoren a sus cadáveres en los dakhmas o “torres del silencio” construidas para este fin.

Sociedad

Lengua
La lengua oficial y la que hablan el 30% de la población y la casi totalidad de las castas consideradas inferiores es el hindi. La buena noticia es que se pronuncia casi como el castellano. La mala que se escribe en caracteres devanagri, es decir, ilegibles del todo para nosotros.
Luego está el inglés, la lengua considerada culta, de la administración, de los negocios, y por supuesto del turismo. Los indios lo pronuncian abierto, parecido a como lo hacemos nosotros. Nada de inglés pijuelo de Oxford.
Del hindi al menos una palabra ubicua, que oiremos por doquier, Namaste. Hola, bienvenido. Y que emplearemos. Y poco más para el común de los mortales porque se nos hace difícil de recordar. Por ejemplo, “de nada” se dice koee baat naheeng. Sobran comentarios.

Castas
Aunque la sociedad moderna tiende a hacer desaparecer el sistema de castas, aún sigue firmemente arraigado en la India. La religión, por medio del sistema de reencarnaciones hace que los buenos practicantes que cumplan con el dharma, vayan ascendiendo por el sistema de castas. Y viceversa.
Se es miembro por nacimiento de las cuatro principales: brahmanes o sacerdotes, chatrias o khasatriyas, guerreros, vaishyas o comerciantes y sudras o campesinos. Y claro está, los dalits o intocables, impuros que se dedican a los oficios más bajos, barrenderos, limpiadores, enterradores. De una de esas subcastas de intocables tamiles viene la palabra pariah.
El gobierno, en un intento de promoción y discriminación positiva, reserva a los intocables un número determinado de trabajos y cargos en la administración, las universidades, e incluso en el Parlamento. Pero el sistema de castas pervive.

Mujer
Como en casi todas las sociedades, en India a las mujeres les está llevando una larga lucha ejercer sus derechos y obtener la igualdad. El estado de Kerala, tradicionalmente administrado por los comunistas, fue el primero en romper las normas admitiendo a las mujeres como policías. Poco a poco la mujer va accediendo a las profesiones consideradas masculinas y se las promociona institucionalmente reservando un 10% de los escaños en el Parlamento.
Pero en el campo la situación sigue siendo de discriminación. Y los matrimonios concertados siguen a la orden del día. Se considera una desgracia tener una hija y no un varoncito. Y las viudas y divorciadas “desaparecen”, se tornan invisibles.

Etiqueta, usos y costumbres
La mano derecha es la de saludar y comer. La izquierda se reserva para el aseo íntimo y otras tareas impuras. No se tiende a otro jamás ni se come con ella.
Conviene vestir de forma discreta, hombres y mujeres, y observar respeto en los templos, en los que hay que entrar descalzo. No tocar las estatuas, ni la cabeza de los niños. No se puede señalar con un pie o dirigir la planta de éstos hacia nadie.
No se puede hacer fotos a las áreas sensibles o estratégicas de carácter militar: puentes, cuarteles, aeródromos... sobre todo cerca de las fronteras o zonas de conflicto. Tampoco a la gente sin su permiso, especialmente a las mujeres y nunca a las ceremonias de cremación.
Besarse y/o abrazarse en público está mal considerado, así como el topless.

Fiestas y Festivales

Fiestas
Coincidir con una fiesta -o boda en un pequeño poblado- es algo habitual que el viajero no debe perderse. Hay multitud de fiestas, carnavales, festivales y celebraciones, algunas con renombre mundial como la Feria de Camellos de Pushkar. Eso sí, conviene recordar que en India se cuenta a los participantes por multitudes y eso es algo que tienen que tener en cuenta los posibles asistentes.

Las principales son:
El Kumbh Mela o gran peregrinación que se celebra en fecha cambiante y cada tres años a orillas del Ganges en las ciudades sagradas bañadas por el río, Allahabad, Haridwar, Nasik y Ujjain. Cada doce años es la apoteosis. Millones de peregrinos haciendo sus abluciones, rezando, contemplando el río sagrado. Estremecedor.

La Feria de Camellos de Pushkar. La mayor del mundo, celebrada en las primeras estribaciones del desierto del Thar, en el extrarradio de la ciudad sagrada de Pushkar. Colorida y vibrante, se celebra en noviembre.

El carnaval de Goa Siguiendo la tradición portuguesa, fundadores de la ciudad. Quizá no suene muy excitante a nuestros oídos, pero ¿un carnaval en la India entre palmeras y turbantes, oliendo a curry?

festival de Ladakha fiesta más importante de los Himalayas, se celebra en septiembre. Danzas, costumbres tradicionales, tiro con arco, 3000 años de cultura y tradición de los pueblos de las montañas y de los tibetanos en el exilio.

Día de la República, Delhi, 26 de enero. Gran ambiente y desfile militar para conmemorar la instauración de la república, aunque luego, el 15 de agosto, se celebre, también a lo grande, la Independencia.


Ayurveda y Yoga

La medicina ayurvédica recoge la tradición milenaria de la India de curar tomando el cuerpo y el alma como un todo. Esta basada en las hierbas, la dieta, los masajes con aceites esenciales y la sanación holística, un conjunto de tratamientos que implica a todos sus componentes, con sus relaciones obvias e invisibles. Normalmente se usa como una tercera vía o nueva solución a un problema. El holismo enfatiza la importancia del todo, que es más grande que la suma de las partes (propiedad de sinergia), y da importancia a la interdependencia de éstas.
Existen clínicas, cursos, hoteles-balnearios especiales e incluso universidades, donde estudiar o recibir los beneficios de esta medicina.

Yoga
La palabra significa literalmente “unión” y precisamente lo que se busca es la unión de la conciencia individual con la sobrenatural o divina.

Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado la unión o integración del alma individual con Dios, entre los creyentes, o el desarrollo de la conciencia espiritual (la conciencia de la naturaleza, origen y destino espiritual del ser), entre los que tienen una postura racionalista (atea o agnóstica). La realización de esta «conciencia unitiva» es un estado en el que el individuo se siente uno con su entorno vital, mediante un fenómeno psíquico de «expansión». En dicho estado de consciencia, el nacimiento y la muerte constituirían sólo fases de una línea de vida mucho más extensa.

El Hatha yoga se basa en una serie de posturas y ejercicios físicos, llamadas asanas, y aunque es el más popular y practicado en Occidente, en la India no se considera más que un primer estadio, antesala de una elevación y alumbramiento del espíritu posterior, en base a la meditación y el alumbramiento. Otras formas de yoga son el Jnana yoga, raja yoga y bhakti yoga

Ambas disciplinas se practican sobre todo en el Sur de la India, véase nuestros circuitos por India del Sur y Kerala

 

 

VIAJES TERRAL VIDEOS



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module

Novedades Terral

¡Viaje Especial Puente diciembre! Un viaje para disfrutar de la India de los Marajás en moto.

Precio: desde 2650 €

¡Viaje Especial Navidad! Con esta oferta puedes acercarter a Islandia, una isla donde el hielo y el fuego se unen.

Precio: desde 1489 €

¡Escapada Puente diciembre! Viaje a los Emiratos Arabes.

Precio: desde 830 €

Un viaje a Budapest para disfrutar de una de las ciudades del Danubio. ¡Mercados navideños!

Precio: desde 549 €

Siguenos en Twitter

OFICINAS MADRID

C/ Aguirre nº 3. Bajo C
28009 Madrid
Tel: 91 445 88 29

© Terral Aloe Viajes S.L. 2014 - IATA CODE 78296190 - CICMA CODE 1643